No hay comentarios todavía

Integridad

Elementos para la integridad en la Gloria.

1.La Santidad.

Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra. (Habacuc 2:20 RVR1960)

 Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. (Éxodo 3:5 RVR1960) .

1.La Santidad

Este principio se relaciona con el lugar de adoración. El templo es un lugar santo porque Dios es Santo.

Recuerda que esto se aplicaba a un lugar físico primorosamente elaborado y custodiado para la Gloria de Dios. Hoy en día somos nosotros el templo y con esmero debemos de entregarnos en el pacto de ser lo que el Padre espera que seamos.

Guardemos la integridad y la santidad para ver la Gloria de Dios!!!

2. Lealtad.

La lealtad a Dios implicaba una adoración exclusiva.

(1).El capítulo 10 de Ezequiel (Lee el capítulo) muestra cómo la gloria del Señor abandona el templo. Tal vez el arca todavía estaba allí, estaba allí el propiciatorio, estaban adentro del arca los objetos sagrados; sin embargo, el Señor se va. No sólo abandonó el templo, sino también ¡abandonó la ciudad! Es que ya no había ningún lugar que mereciera tener su gloria.   En esta visión, Ezequiel ve que el templo estaba lleno de abominaciones (aberraciones espirituales): ídolos en la entrada (vers. 3 y 5);imágenes en las cámaras de los ancianos (vers.7-13), el pecado de las mujeres endechando a Tamuz, los ministros con sus espaldas vueltas a Jehová y sus rostros hacia el oriente y adoraban al sol, postrándose hacia el oriente (vers.15-18). Todo esto provocaba celos al Señor, porque cualquier cosa que desplace a Dios de los afectos y la obediencia del creyente o interfiera en el servicio que se le debe a él es un ídolo

(2). El segundo mandamiento prohíbe representar a Dios mediante objetos materiales lo cual degrada el concepto que el hombre tiene de Dios. En cambio, ordena una adoración pura, exclusiva y espiritual

(3). Medita ¿Y qué del otro templo? Si el pueblo de Dios había llenado el templo terrenal con dioses extraños ¿Qué se puede decir del templo de sus cuerpos?

(1ª Corintios 6:19, 20). “Un simple edificio, incluso un edificio dedicado no santifica la adoración humana. Es la actitud del corazón la que tiene valor. Cuando una congregación pierde el verdadero espíritu de obediencia y adoración, la presencia de Dios se aparta de su templo”.

A Dios no le preocupaba tanto el lugar donde su pueblo adoraba sino la forma en que lo hacía. El templo no tenía tanta importancia para Dios, como lo tenían los corazones de su pueblo escogido. Amados hermanos procuremos ser la generación merecedora de la Gloria de Dios!!!

 

3. Prioridad

Jeremías 29:10-14

10 Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar.

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;

13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.

14 Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar.

 

Hageo 1:3-9

Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo:

¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta?

Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.

Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.

Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos.

Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová.

Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa.

Las buenas noticias de Jeremías eran que Dios, al final del exilio, les traería de vuelta a casa. En los tiempos de Hageo el pueblo había regresado de Babilonia a su tierra. Pero en vez de ponerse a trabajar reedificando al templo de Dios para así reedificar sus vidas espirituales, estaban más preocupados por la condición de sus casas, por cómo lucían delante de otras personas, en vez de invertir su tiempo en comunión con Dios.  Prioridad significa anterioridad de algo con respecto a otro en el tiempo o en el orden. Hageo se dio cuenta de la importancia del templo como la sede visible de la presencia de Dios y anima y amonesta al pueblo.

Versículo 6: “Sembráis mucho y recobráis poco. Coméis, y no os saciáis. Bebéis, y quedáis con sed. Os vestís, y no os abrigáis “.

La prosperidad material nos puede llevar a experimentar conformismo espiritual. Haz una evaluación de tus prioridades.

  • ¿En qué lugar está tu relación con Dios?
  • ¿Mora Dios en el templo de tu corazón también?
  • ¿Te preocupas por tus cosas o por las cosas de Dios?

La casa de Dios no es un edificio. Está constituida por los corazones de aquellos que lo aman y lo siguen. Edificar el templo en época de Hageo equivalía ir al monte a buscar madera o leña. Ahora significa ayudar al pobre, al enfermo.

 Jesús dijo: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). (7)

 Edifiquemos juntos!!!

 

Publicar un comentario