1

La Mies es Mucha

35 Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

37 Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.

38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

(Mateo 9:35-38)

Estas palabras de Jesus se aplican con igual fuerza ahora. Hay millones de personas en toda nación que necesitan oír del evengelio.

Hay ciertas cosas que pueden impedir la realización de esta obra. Es posible en esta generación como en la primera predicar el evangelio en todas parte, pero hay algunas cosas que estorban.

  1. Si los miembros de la iglesia no hacen su parte.
  2. Los predicadores deben de considerar la obra de salvar almas la más importante obra en el mundo.
  3. Algunos hermanos no apoyan a los predicadores fieles, porque no aceptan la verdad que estos predican.
  4. L obra puede ser impedida también por los que requieran que todo sea muy convenente.

Comentario (1)

  1. responder
    Anthony dice

    Muy Buena ensenanza

Publicar un comentario